Tiene problemas para visualizar correctamente el boletín?  Vea la versión online
calendar Marzo 2016    issue Boletín 045

Micronoticias


Estuvo de visita en Venezuela Milton Nakano Gerente de Exportación de Hitachi Kokusai Linear.

Estuvo de visita en Venezuela Nicholas Ponomariv Gerente de Ventas para Latinoamérica y El Caribe de Evertz.

Da comienzo la segunda fase de la expansión de la cabecera de Directv.

VCMedios evalúa la adquisición de equipamiento Newtek.

La ética en los negocios.

image

“Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo.”
Albert Camus.


¿Se imaginan en la actualidad alguna empresa sin ética?

Esta es una pregunta que tal vez muchos de nosotros nos la hemos hecho una gran cantidad de veces, hace ya muchos años estos conceptos parecían diametralmente opuestos e irreconciliables, pero con el tiempo se han venido juntando y hasta complementando.

Siempre en las empresas ha habido personas honestas y con muy buenas intenciones, pero también personas no tan bien intencionadas que han tratado de conseguir sus objetivos no importando el cómo lo hacen, eso también es una realidad con la cual hemos tenido que aprender a vivir.

También estamos claros que de alguna u otra manera la ética siempre ha existido y esa ética empresarial simplemente se limitaba a cumplir sus obligaciones sobre todo con el estamento legal establecido (pago de impuestos, cumplimiento de obligaciones laborales, entre otras), o sea, simplemente cumplir y respetar en la medida de lo posible las reglas de juego establecidas.

De igual manera cuántas veces hemos escuchado o hasta presenciado episodios donde alguien ha querido actuar de manera ética y se produce un asombro generalizado y no puede creerse lo que sucede, hasta los más avezados negociadores sin ética son capaces de afirmar que “negocios son negocios”, relegando la ética a otras instancias.

En el momento que la empresa se deslinda de la parte ética y se concentra en “negocios son negocios”, se corre el peligro de desconocer todo principio básico de relaciones humanas y una actividad que puede ser provechosa, se transforma en una verdadera jungla. Es por ello que se afirma que los negocios sin ética son inhumanos, ya que prevalecen otros intereses que van más allá de la razón y pueden imponerse otros criterios de fuerza, que no favorecen sobre todo a los más débiles.

Por fortuna, cada día este mito de amoralidad en los negocios se ha venido superando y ha habido una conciencia global de que la ética y los negocios tienen que ir de la mano, ya que la ética en los negocios está formando parte del ADN de las empresas y sobre todo en su cultura organizacional, lo cual permea también hacia los negocios que realicen las empresas.

La mentalidad ha venido cambiando y las iniciativas en pro de la ética han venido creciendo de manera exponencial. Ahora es muy normal que la ética esté en dentro de los valores organizacionales y se elaboren proyectos de empresa con importantes principios éticos y tal vez lo más importante de todo, es el seguimiento que se le da a este tipo de comportamiento, por parte de los miembros de las organizaciones, siendo ellos fieles garantes de cumplimiento de los códices que se han establecido al respecto.

Traduciéndose todo esto en empresas y organizaciones mucho más humanas con firmes creencias de que la ética está presente en todas las acciones que ella realiza, propiciando entonces estilos de dirección profundamente ética y humana.
Hay que estar muy claros de que la ética empresarial no es una moda, tampoco es algo nuevo o reciente sino ha sido un proceso paulatino en el que la sociedad ha demandado honestidad en los negocios, ya que en los últimos tiempos las organizaciones han dejado de ser entes inanimados y aislados dentro de una comunidad y se han vuelto seres dinámicos, con su propio ciclo de vida, estableciéndose intercambios poderosos entre la empresa y la sociedad. Teniendo la empresa derechos, pero también deberes.


Ética y eficiencia, ¿son compatibles?

Estamos muy claros que para dirigir una empresa, por más pequeña que sea, siempre se esperan unos resultados y las expectativas es que esos resultados sean positivos.

Por lo general las empresas no esperan que los resultados sean positivos, sino que además aspiran a la eficiencia, o sea, producir y comercializar eficientemente los productos y servicios ofrecidos.

Es por ello, que la eficiencia está referida a la consecución de esos resultados positivos empleando para ello los mejores medios disponibles para alcanzar dichos resultados, por consiguiente la actividad empresarial va más allá de esos resultados y es allí donde la ética juega un papel preponderante dentro de ese proceso de producción eficiente.

Al hablar de esa eficiencia ética, se hace referencia en primer lugar, al respeto al ser humano que interviene en esos procesos de producción, ese respeto incluye a la mano de obra que ejecuta el proceso, ésta debe trabajar y desarrollar su actividad en las mejores condiciones laborales posibles, pero también debe haber un respeto ilimitado a la condición de seres humanos, que incluyen los buenos tratos y un ambiente estimulante. Este proceso de ética eficiente también debe tomar en cuenta a los estratos más altos y decisorios de la empresa, estas personas tienen que garantizarles también sus derechos laborales, así como el respeto a la jerarquía que representan dentro de la empresa, deben ser los motores del cambio y los vigilantes de que en todos los procesos de producción vayan acompañados de la ética de las acciones.

Una empresa éticamente eficiente, también contempla el desarrollo profesional y personal de sus empleados, a través de la actualización constante en términos de cursos, mejoras de la tecnología y manejo eficiente de los recursos.

El segundo punto de la eficiencia ética, está relacionada con el cliente o usuario de los productos y servicios. Esta ética se ve reflejada en ofrecerle a la razón de ser de las empresas un producto de calidad, basado en los mejores estándares que le aseguren a ese usuario final que está adquiriendo un producto y/o servicio que al menos satisfaga sus expectativas y de ser posible sean superadas. Hay que evitar ofertas engañosas, “letras pequeñas”, calidad dudosa y componentes no aptos para ser comercializados o simplemente estén vencidos y haya que salir de ese inventario.

Hay que estar claro que la mejor publicidad, es la de un cliente o usuario satisfecho por nuestro producto y/o servicio, pero también puede ser nuestra peor publicidad. Esta eficiencia ética también incluye la capacidad que tenga la empresa no sólo en asumir los errores, sino en remediarlos y compensarlos de forma inmediata.

En tercer lugar, hay que tener una eficiencia ética relacionada con el medio ambiente, este proceso tiene que ver con la mejor utilización de los recursos (materia prima, financieros, tiempo e insumos). Básicamente la empresa al ser eficiente, aprovecha al máximo los recursos disponibles, produciendo a “cero desperdicio”, se quiere decir con esto que la materia prima a utilizar es de los más altos estándares de calidad, utiliza materiales respetuosos del medio ambiente, aplica de manera constante en todos sus procesos, los principios básicos de las “tres erres” (3R): Reducir, Reutilizar y Reciclar.

En lo referido a los recursos financieros, una empresa éticamente eficiente, dentro de sus procesos financieros se incluyen transacciones monetarias transparentes y carentes de todo vicio, que se vean reflejadas de manera clara en los estados financieros de la compañía. También evita el pago de comisiones u otro tipo de alcabalas a proveedores y clientes, para favorecer sus opciones sean favorecidas ante otras empresas. También debe evitar que sus productos tengan reflejados costos ocultos y que éstos sean trasladados al precio final del producto y/o servicio.

Y lo más importante dentro de una empresa éticamente eficiente, que sus trabajadores (no importa a que nivel de la compañía pertenezcan), no deben cobrar comisiones, recibir prebendas o regalos como parte de una negociación a espaldas de la compañía.

Con respecto al tiempo, la empresa éticamente eficiente, hará las cosas dentro de tiempos razonables y no buscará aumentar ganancias, mediante tácticas que resultan dilatorias que busquen conseguir un incremento en los costos de los clientes en beneficio de los intereses particulares de la compañía. Pero también la eficiencia ética se ve reflejada en la mano de obra de la compañía, ya que el uso del tiempo en los procesos debe ser el ideal, para evitar así costos adicionales.

Por último, el uso eficiente de los insumos en una empresa éticamente eficiente, se refleja en el aprovechamiento al máximo de dichos insumos, manteniéndolos en buenas condiciones y utilizándolos de forma consciente buscando una mayor vida productiva de dichos bienes, pero también una empresa éticamente eficiente debe contemplar dentro de sus políticas planes de mantenimiento, actualización y sustitución de herramientas y equipos que puedan estar dañados, obsoletos o descontinuados. Debe evitar la duplicación de recursos, el robo de materia prima, equipos y herramientas. También incluye la utilización de los recursos de la compañía para la consecución de sus fines y no en satisfacer intereses personales.

La utilización de recursos de la empresa, para lograr fines personales, es una acción que revela la ineficiencia de la empresa y una ética dudosa. Esto se aplica a cualquiera de los niveles de la empresa, desde los altos mandos directivos, hasta el personal obrero y de mantenimiento.

Como cuarto punto, una empresa éticamente eficiente, debe competir respetando las reglas de juego establecidas, debe hacerlo de manera leal y evitar perjudicar a los competidores, mediante estratagemas dudosas, utilizando recursos en difundir informaciones falsas, desprestigiar a la competencia o simplemente la creación de matrices falsas de información que perjudiquen la competencia y/o el producto.

Por tales razones la eficiencia ética va más allá de las razones materiales, donde la relación entre la eficiencia y la ética están relacionadas con las acciones de la empresa, pero atendiendo a aspectos distintos. Mientras que la eficiencia está referida a la acción relacionada con el logro de los objetivos, la ética se concentra en lo bueno y en las mejores maneras para la consecución de dichos objetivos.

Es por ello que se puede afirmar que una empresa éticamente eficiente no es sólo aquella que obtiene los resultados que se ha propuesto, sino que actúa con principios que favorecen al ser humano, la sociedad y al medio ambiente.


Descubriendo la relación entre la ética y la eficiencia

La eficiencia no es ajena a la ética, así como tampoco lo es la ética a la eficiencia. La eficiencia se logra con una gestión adecuada y basada en la consecución de las metas, lo que no significa que para alcanzar las metas se deba hacer con ética, pero si la gestión eficiente se realiza de forma no ética, entonces se pueden dañar personas, a la sociedad o al medio ambiente y esto sí perjudica a la empresa y sus intereses. La ética en este caso evita que la consecución de los objetivos perjudique al hombre.

La ética son los límites del comportamiento que favorece la interacción de la empresa con su medio ambiente y permite que la relación sea de ganar-ganar, propiciando así respuestas favorables del entorno, que incorporarán a dicho entorno a la obtención de beneficios para cada una de las partes involucradas, esto se verá en:

  • Aumento de la confianza mutua y de la estabilidad social: la actuación ética genera confianza en todas las personas relacionadas con la empresa (comenzando por los empleados, proveedores, competencia y toda la comunidad en sí). También produce una buena reputación comercial. Esto se logra mediante un buen producto o servicio, pero adicionalmente, con un trato correcto a todas las personas que están relacionadas con la empresa.
  • Mejora en la imagen de la empresa: dependiendo de cómo se lleven las actividades, las reacciones pueden ser favorables o desfavorables, cuando una empresa actúa de manera poco ética y fraudulenta, genera una mala imagen que se puede traducir en reacciones que van desde el boicot de nuestros productos y servicios, hasta querellas judiciales. El tener una imagen ética es muy ventajoso ya que puede apalancar y mejorar la posición de la empresa ante la sociedad.
  • Agregar más valor a la cultura organizacional: actualmente la ética forma parte muy importante de las organizaciones, pero es importante resaltar que los individuos que forman parte de dichas organizaciones, deben tener principios morales y éticos muy arraigados, a través de este comportamiento de cada uno de los individuos que forman la organización, se enriquecerá la organización como tal, creando bases mucho más sólidas, promoviendo un comportamiento  basado en la generación de acciones altamente motivantes con disposiciones mucho más humanas y altruistas.
  • Fomenta y posiciona nuevos liderazgos: hay una motivación adicional para cada uno de los miembros de la organización emanada por la calidad moral de cada uno de sus miembros. Al saber que las decisiones que se tomen estarán basadas en el bien común y no en intereses particulares. No habrá energías malgastadas.
  • Facilita la tranquilidad de conciencia: el poder estar tranquilo con la sensación del deber cumplido y además de cumplirlo hacerlo de manera adecuada, es un sentimiento de tranquilidad que repercute directamente en el proceder de las personas que en este caso forman parte de una organización éticamente eficiente. La actuación no ética puede generar desmotivación y cuestionamientos en las actividades que se realizan; este tipo de actuaciones pueden generar muchas veces desasosiego, temor a ser descubierto y sobre todo vivir permanentemente bajo ese tipo de estrés, se traduce en problemas para la salud y eso no es favorable para las personas.
  • Evita gastos inesperados: una empresa éticamente eficiente, su presupuesto puede manejarse de manera ordenada, ya que en la medida de lo posible no existirán costos ocultos derivados de pago de comisiones o de negocios turbios, ya que la contabilidad reflejará lo que realmente sucede en la empresa. De igual forma el proceder ético, le evita a la empresa multas, querellas judiciales y sobre todo el exponerse a la opinión pública, por fomentar prácticas empresariales indebidas. La actuación ética una vez más propicia la confianza mutua entre los diferentes actores de la sociedad y la empresa y al final una actuación no ética de las empresas puede crear situaciones insostenibles e inesperadas que afecten de manera negativa el desempeño de la empresa, sus actividades e intereses.


La ética versus la ventaja competitiva

En muchas organizaciones la ética es incuestionable y está arraigada dentro de los estratos más profundos de la cultura organizacional. Sin embargo también hay cuestionamientos de muchas empresas hacia la ética y sobre todo a nivel de competir en el mercado, para la obtención de beneficios y de lucrativos negocios, con la creencia de que ese es el precio que hay que pagar para ganar a toda costa.

Estas actuaciones no éticas incluyen prácticas tan desdeñables como: sobornos, pago de alcabalas, regalos, extorsiones, promociones personales, tráfico de influencias, etc.

De igual manera, dentro de una empresa puede presentarse en algún momento la disyuntiva de tener posiciones encontradas entre sectores, ante un negocio que puede resultar muy atractivo y entonces comienza el cuestionamiento: ¿qué hacer para asegurar este negocio? ¿Es necesario asegurarlo pagando sobornos o comisiones? De ser así ¿debo continuar en ello? O ¿plegarme a dichas exigencias?

No es fácil para el cuerpo directivo de una empresa dejar un negocio que tal vez pueda representar una estabilidad y beneficios importantes para la organización, aunque el asegurar esa ventaja competitiva consista en utilizar prácticas poco éticas. A esto hay que agregarle en situaciones de crisis tan inminentes y seguras que se avecinan en estos tiempos, ¿qué hacer? No es una pregunta retórica, sino simplemente es un cuestionamiento vital entre la ética y la ventaja competitiva.

Son cuestiones complejas que van más allá de razonamientos y principios, son validaciones muy importantes que pueden desencadenar en espirales incontrolables y llevar a la empresa por derroteros difíciles y poco ortodoxos.

La ética no siempre representa una ganancia sobre todo en el corto plazo, pero también podemos afirmar que actuar de manera ética no significa limitar nuestros resultados (sobre todo en el ámbito económico). Casos como el anteriormente descritos, la actuación de la empresa de manera ética puede hacer que perdamos grandes oportunidades, puede ser que muchas veces actuar de esa manera exige sacrificios, pero podemos estar seguros que estas actuaciones mejorarán los resultados a largo plazo. Es por ello que cada vez es más aceptada que la ética empresarial es una condición especial y necesaria de hacer negocios en el nuevo siglo y que además repercutirá de manera positiva en la eficiencia de la empresa.

Visita de EVERTZ a Venezuela

Visita de EVERTZ a Venezuela


Como parte de la estrategia de ventas trazada por el fabricante, además constatar el impulso que ha tenido la marca en el país, estuvo en Caracas el pasado mes de febrero, Nicholas Ponomariv quien es el “Regional Sales Manager-Latina America & Caribbean” del reconocido fabricante Evertz.

Nicholas dispuso de una muy apretada agenda para visitar, estrechar lazos y poder intercambiar ideas con nuestros aliados, la evolución y la demanda que ha tenido la marca en Venezuela.

El día lunes 15 de febrero en horas de la mañana, Nicholas en conjunto con el equipo de ventas de Hercasa prepararon una reunión en nuestra. Allí se conversó acerca de las nuevas estrategias en conjunto que haremos para continuar e incrementar nuestra presencia en el mercado, así como la exploración de nuevos nichos, además se conversó acerca de los nuevos desarrollos de Evertz para la próxima NAB.

Las visitas iniciaron en horas de la tarde, Nicholas y nuestro equipo de ventas de Hercasa prepararon una reunión en VCMedios, allí fueron recibidos por el Ingeniero Tonny Márquez, Vicepresidente de Ingeniería de la entidad. Allí se conversó acerca de los nuevos proyectos y necesidades, así como se recabó información de la participación de Evertz en los flujos de trabajo de VCMedios.

A final de la tarde, nuestro equipo fue recibido en Televen por el Ingeniero Vicente Güemez, Vicepresidente de Ingeniería del canal, conversamos con el Ingeniero Güemez, los proyectos que están por venir al canal y de igual manera, se le hizo una presentación muy completa de las soluciones de Evertz y su compatibilidad dentro de las nuevas estructuras y flujo de trabajo del canal.

A primera hora de la mañana, Nicholas fue entrevistado por la revista Produ, por nuestro amigo el Periodista Ernesto Ecarri, esta entrevista se realizó en las instalaciones de Hercasa y fue allí donde dio a conocer las nuevas tendencias del mercado mundial de la televisión y sobre todo los desarrollos de Evertz.

Para el día martes 16, Venezolana de Televisión representó la siguiente cita en la agenda de Nicholas, el anfitrión en esta reunión fue el Ingeniero Juan Bandes, Gerente de Ingeniería del canal. Se conversó con Evertz el aporte que puede brindar el fabricante para la realización de nuevos proyectos a desarrollar en un horizonte de tiempo bastante cercano.

Ese mismo día 16 en horas vespertinas, la reunión se realizó en Venevisión, con la presencia del Ingeniero Eduardo Ortega, Director de Ingeniería del canal de La Colina. Se conversaron acerca del desarrollo de nuevos proyectos y la posibilidad de la participación de Evertz dentro de dichos proyectos.

En horas de la noche, hubo una sede muy cordial con nuestro equipo de ventas, Nicholas y Nelson Rodríguez, Vicepresidente de Ingeniería de TVES, allí se retomaron temas de las adquisiciones de la planta de variedades y el desarrollo del proyecto de adecuación tecnológica del canal.

Al finalizar la tarde, hubo una reunión en la sede de Directv, la finalidad de dicha reunión fue la constatación del funcionamiento de la nueva cabecera implementada por Directv, para aumentar su oferta de canales digitales, en esta ocasión estuvieron presentes el Ingeniero Heiko Vivas Director de Ingeniería y Operaciones y el Ingeniero Michele Ciampagna Gerente de Transmisión.

El día miércoles 17 de febrero, se dispensó una visita a Telesur, siendo recibido por el Ingenieros Jesús Suárez y Carlos Díaz. La reunión se paseó por diversos tópicos y soluciones que en este momento están siendo requeridas por el canal.

Y como cierre de la visita, en horas de la tarde ese día ya en horas de la tarde, la agenda indicaba que seríamos recibidos en PDVSA por el Ingeniero Eduardo Agra Director de Ingeniería y Operaciones en conjunto con su equipo de ingenieros. Se realizó una presentación de las matrices de enrutamiento y sobre todo la versatilidad de interconexión de los sistemas y la adaptación a los nuevos proyectos que está desarrollando el novel canal.

Agradecemos a nuestros distinguidos amigos la amabilidad en disponer de su tiempo para recibirnos y escuchar nuestras propuestas, así como a nuestros aliados de Evertz, la confianza depositada en nosotros para el manejo de su marca en el país. A todos muchas gracias.